Social media

Cuando las historias conquistaron las redes sociales

El gran Paul Auster decía que “necesitamos desesperadamente que nos cuenten historias”. Y es verdad. Los relatos nos ayudan a conectar con el otro, nos transmiten emociones y son capaces de llegar directamente al corazón. ¡No te hagas el duro! Seguro que a ti también han conseguido conquistarte más de una vez con una buena historia. Es por eso que, de un tiempo a esta parte, el storytelling se ha convertido en una herramienta de márquetin perfecta para las marcas. Una nueva técnica de venta que ha encontrado el medio perfecto en las redes sociales.  

storytelling-marcas-paraula

 

Los canales de Telegram

En las elecciones del 20D, eldiario.es nos explicaba cómo decidió aprovechar WhatsApp y Telegram para contar la jornada. Lo cierto es que, aunque WhatsApp no se adapta demasiado bien al storytelling masivo, Telegram sí demostró ser una herramienta perfecta. Y es que la aplicación permite crear canales públicos sin límite de suscriptores que pueden gestionarse desde diversos dispositivos y por varias personas. Solo esos dos componentes ya son una combinación perfecta para que pueda utilizarse en el ámbito empresarial. Pero hay más…  

Los canales de Telegram son en realidad muy parecidos al e-mail marketing. La empresa puede contar historias unidireccionalmente y empleando todo tipo de recursos, que enriquecen el relato: texto, notas de voz, imágenes, gifs, stickers, etc. Mientras tantos, los usuarios tienen la posibilidad de recibir estos mensajes desde cualquier dispositivo de forma inmediata.  

Sin duda, en la comunicación entre usuarios WhatsApp lidera la batalla, pero en el ámbito B2C Telegram gana por goleada. Habrá que ver si próximamente la aplicación comprada por Facebook se adapta al mundo empresarial.  

 

El boom de Snapchat

logotipo de snapchatEn 2015, Snapchat se convirtió en la red social del año. Su crecimiento llegó al 50% y hoy día cuenta con 110 millones de usuarios activos. Una aplicación creada por y para contar historias, con un público principalmente adolescente. De hecho, más de la mitad tiene menos de 24 años.  

Por si todavía no sabes muy bien cómo funciona, se trata de una red social que permite enviar fotos, vídeos y mensajes que se autodestruyen pasados unos segundos. “¿Y cómo puede ayudar a una marca?”, te preguntarás. Lo cierto es que hay muchas razones para que las empresas se sumen a esta plataforma. 

Por un lado, Snapchat permite contar historias de una forma más original, divertida y atractiva, gracias a herramientas como los filtros o rotuladores. Por otro lado, se trata de una aplicación con un público muy activo y acotado. Es decir, que las marcas dirigidas al segmento joven de la población encuentran aquí exactamente el tipo de consumidores que buscan y además en un entorno muy receptivo.  


La copia de Instagram


Hace unos meses, Instagram creó la funcionalidad Instagram Stories, que emula a Snapchat. Las diferencias son las cantidad de filtros o controles de edición, menores en este caso, y la duración de los mensajes. Las fotos o vídeos compartidos se autodestruyen pasadas 24 horas, sin posibilidad de modificar ese tiempo.  

La acogida de Instagram Stories ha sido buena y muchas marcas ya han caído rendidas a sus pies. En su primer día, la todopoderosa Nike consiguió 800.000 visitas con una de sus historias, mientras que el récord en Snapchat había sido de solo 66.000.  

Entre las ventajas de Instagram frente a Snapchat está la seguridad que ofrece el entorno de una red muy consolidada, el número de usuarios (500 millones activos al mes) y su edad. Aunque la media del público es joven, de unos 30 años, se trata de adultos con una capacidad de consumo mayor que la de Snapchat.   Seguro que pronto descubriremos nuevas redes sociales idóneas para el storytelling. Y es que es las buenas historias son la mejor forma de mantener a la audiencia conectada y en el bolsillo. ¿Te atreves a comprobarlo?